top of page

Editorial: La hormiga productiva y el león en la empresa

Si eres un líder como un león, es importante identificar a las hormigas productivas dentro de tu empresa para que trabajen en equipo y puedan cumplir tus objetivos y metas empresariales.



En el mundo empresarial existen herramientas y metodologías que permiten mejorar la gestión empresarial, como por ejemplo la calidad total implementada por los japoneses hace más de 50 años. Esta filosofía de trabajo empresarial es una estrategia de gestión de la organización cuyo motivo principal es satisfacer de manera equilibrada las necesidades y expectativas de todos los grupos de interés de la organización, optimizando los procesos de gestión empresarial.


Como sabemos, una buena gestión empresarial requiere mucha formación, especializaciones y experiencia. Nuestros antiguos filósofos, cuando querían comunicar asuntos complejos, utilizaban las fábulas. Esta herramienta de comunicación con animales es muy ágil y sencilla, lo que les permitía transmitir mensajes y enseñanzas. Aquí compartiremos la fábula de una hormiga productiva y el León.


Cada día, una pequeña hormiga llegaba al trabajo muy temprano, y sin pérdida de tiempo, comenzaba sus tareas. Era sumamente productiva y se la veía muy feliz con la actividad.


El gerente, un león, siempre se sorprendía al verla trabajar sin supervisión. Entonces pensó: “Si es capaz de producir así sin alguien que la controle, seguramente podrá hacer mucho más si tiene un supervisor”.


Dicho esto, buscó y reclutó a la cucaracha, quien tenía una experiencia sumamente extensa como jefa y era famosa por preparar y presentar excelentes reportes.


Su primera decisión fue instalar un reloj en el ingreso para controlar los horarios de llegada y salida. Necesitaba además una secretaria que lo ayudara a escribir sus informes. Así que decidió contratar a la araña para que además manejara los archivos y monitoreara las llamadas telefónicas.


El león estaba encantado con los reportes que la cucaracha le enviaba y le pidió que produjera unos gráficos que mostraran los ratios de producción y un análisis de las tendencias de manera que pudiera utilizarlos para sus propias presentaciones ante el directorio.


La cucaracha entonces debió comprar una nueva computadora, una impresora láser, además de contratar a la mosca para dirigir el área de sistemas.


Mientras tanto, la hormiga que una vez había sido tan productiva y relajada, detestaba toda esta sobrecarga de papeles y reuniones interminables donde perdía la mayor parte de su tiempo. El león entonces llegó a la conclusión de que había llegado el momento de contratar alguien que se hiciera cargo del departamento donde la hormiga trabaja.


Quien ganó la posición fue la cigarra, cuya primera decisión consistió en cambiar la alfombra y conseguir una silla ergonómica para su oficina. Necesitaba además una computadora y una asistente personal que trajo desde su antiguo lugar de trabajo para que lo ayudara con la programación y el Plan de Control Estratégico del Presupuesto.


El lugar donde trabaja la hormiga ahora es triste, nadie se ríe ya y todo el mundo camina preocupado. Esta fue razón suficiente para que la cigarra convenciera al león de la necesidad de realizar una encuesta de clima interno. Y dado que el león había revisado el departamento donde la hormiga trabajaba, era fácil comprobar cómo en este tiempo la productividad se había reducido notablemente. Su decisión fue reclutar al búho para que realizara una auditoría y sugiriera las soluciones. Después de 3 meses, presentó su reporte y una conclusión final: el departamento tiene exceso de personal. Adivinen a quién pusieron en la mira primero?

¡A la hormiga!


Esta fábula nos dice que en las empresas existen menos hormigas y que los líderes leones están rodeados de un entorno negativo poco competitivo y capacitado en gestión empresarial. Son personas negativas y muy tóxicas que no permiten el correcto cumplimiento de objetivos y metas organizacionales. Las empresas deben priorizar herramientas y metodologías de evaluación y gestión del desempeño, gestión de resultados, que permitan monitorear y evaluar los resultados y cumplimiento de los objetivos y metas.


Recordemos que la gestión empresarial es igual en cualquier parte del mundo: en China, en Bolivia, en Colombia, en Chile, en Europa y Asia. Lo que cambian son los objetivos y metas, sean estos económicos, políticos o sociales, y que en todas las empresas del mundo existen cucarachas, moscas, arañas, búhos y menos hormigas, como dice la fábula. ¿Y qué tipo de animal eres?

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page