Las cooperativas se hacen oír durante la 60.ª sesión de la Comisión de Desarrollo Social de la ONU


La 60.ª sesión de la Comisión de Desarrollo Social de las Naciones Unidas contó con la representación de las cooperativas. Ariel Guarco, presidente de la ACI, participó en la sesión como representante de la ACI y presentó un informe en el que se destaca el papel de las cooperativas en la recuperación inclusiva y resiliente de la pandemia de la COVID-19. (Fuente: Alianza Cooperativa Internacional)


Junto con Ariel Guarco participaron otros líderes mundiales que realizaron presentaciones de gran nivel. Entre otros, se contó con la presencia de Sharan Burrow, secretaria general de la Confederación Sindical Internacional (CSI), Esther Penunia, secretaria general de la Asociación de Agricultores de Asia para el Desarrollo Rural Sostenible (AFA), Elsa Marie D’Silva, presidenta de Red Dot Foundation Global y Juan Carr, emprendedor social y fundador de Red Solidaria.


El presidente de la ACI explicó a los participantes de esta sesión, que se celebró en línea, que las cooperativas forman la mayor red de empresas del mundo que comparten una identidad y unos valores y principios comunes. Además, añadió que la pandemia de la COVID-19 no ha hecho sino empeorar las situaciones de hambre y pobreza extrema.


Según las cifras de la ONU, en los próximos meses, la pobreza extrema afectará a 64 millones de personas más que en 2019. Por otro lado, la Organización Internacional del Trabajo estima que desde 2019 se han perdido más de 130 millones de empleos.


El Sr. Guarco señaló que, durante la crisis, las cooperativas siguieron prestando servicio a sus comunidades y declaró que para impulsar la inclusión y la resiliencia debe fomentarse el modelo de empresa cooperativo.


«Las cooperativas han hecho un gran esfuerzo durante estos meses para garantizar el suministro de servicios y bienes de primera necesidad para la vida de las empresas, los hogares y las comunidades en general», indicó el Sr. Guarco.

«En primer lugar, deberíamos mencionar a las cooperativas de salud, que están en la primera línea de la lucha contra la COVID-19, seguidas de todas las cooperativas dedicadas a la producción agroindustrial, servicios públicos, telecomunicaciones, consumo, trabajo asociado, vivienda, y otras muchas. Todas ellas mostraron, una vez más, la resiliencia de este modelo económico y social durante los periodos de crisis».


Antonio Guterres, secretario general de la ONU, reconoció la importancia de las cooperativas y, en su informe sobre Las cooperativas en el desarrollo social publicado en 2021, considera a las cooperativas como actores económicos y sociales clave en la estrategia de recuperación global. En la recomendación 193 de la OIT sobre la promoción de las cooperativas también se anima a los gobiernos a promover el potencial de las cooperativas en todos los países, independientemente de su nivel de desarrollo.


El Sr. Guarco señaló que, a pesar de todas estas contribuciones positivas, las cooperativas siguen topándose con algunas barreras, como la inexistencia de un marco legal y regulatorio adecuado en algunos países.


«El hambre y la pobreza no podrán revertirse si no adoptamos un paradigma cooperativo que garantice el crecimiento económico, un trabajo digno, equidad de género y cuidado de nuestros ecosistemas, entre otras condiciones», añadió el Sr. Guarco.


«Invitamos a todos los actores que participan en estas conferencias, a las organizaciones de la sociedad civil, a los académicos, a los gobiernos y a la Comisión de Desarrollo Social de las Naciones Unidas a que sigan trabajando para superar esta crisis y salir mejores de ella, y a reconstruir juntos el mundo y convertirlo en un lugar en el que vivir con dignidad».


Durante el evento, se contó con la participación de 40 panelistas, entre ellos, Maria del Carmen Squeff, presidenta de la 60.ª sesión de la Comisión de Desarrollo Social; Abdulla Shahid, presidente de la Asamblea General; Collen Vixen Kelapile, presidente del Consejo Económico y Social; Amina Mohammed, vicesecretaria general de las Naciones Unidas; Liu Zhenmin, secretario general adjunto del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (UNDESA) y Qu Dongyu, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).