ADEX: Joyería peruana podría exportar por US$ 1,000 millones

La joyería peruana tiene retos pendientes que incluye garantizar el abastecimiento de oro, mejorar los procesos técnicos y las capacidades de sus integrantes e identificar más mercados. Avanzar en esa agenda permitiría al sector exportar por US$ 1,000 millones en 10 años, estimó la presidenta del Comité de Joyería de la Asociación de Exportadores (ADEX), Rocío Mantilla Goyzueta.



En la inauguración del VI Congreso Internacional de Joyería y Orfebrería que contó con la participación del presidente del gremio, Julio Pérez Alván; el alcalde de la Municipalidad Provincial del Cusco, Víctor Boluarte Medina; el rector de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, Eleazar Crucinta Ugarte; y el decano de la Facultad de Ingeniería Metalúrgica, Energía y Minas de la UNMSM, Alfonso Romero Baylón, Mantilla destacó el potencial de esa cadena que, con el debido apoyo, ‘ayudará a hacer brillar al país’.


“La Asociación de Exportadores, a través de nuestro Comité de Joyería y Orfebrería, nos propusimos un gran reto, mejorar la competitividad del sector brindando a los integrantes de esta cadena una serie de herramientas que promuevan su incorporación a las nuevas tecnologías, innovación, información de mercados, tendencias y otros”, dijo.


Mencionó el trabajo coordinado con la Municipalidad Provincial del Cusco, el Gobierno Regional de Cusco, la Universidad Nacional San Antonio de Abad y PromPerú que comparten el mismo fin: apoyar a los joyeros y orfebres.


“Joyería peruana, arte que inspira es el lema de esta VI edición con la cual buscamos intercambiar ideas y avanzar en la agenda pendiente. Asimismo, los talleres teórico-prácticos y la rueda de negocios nos permitirán abrirnos al mundo y a las nuevas tendencias”, enfatizó.


Manifestó que desde el gremio se impulsó la realización de una serie de misiones tecnológicas, a Brasil en el 2013; a Italia, Vicenza en el 2015; a Turquía, Estambul en el 2016 y otra a Guadalajara, México, en el 2019.


Mantilla resaltó la misión a Turquía que les permitió conseguir la donación de maquinarias de última generación para lapidar piedras. “Ahora tenemos un taller instalado en la Universidad Nacional de San Marcos que permitirá a los joyeros lapidar piedras de forma estandarizada, con lo cual seremos más competitivos”, comentó.