Vinos para la mesa navideña

La Navidad es una fecha especial, una que celebramos en casi todo el mundo, que se caracteriza por una opípara cena en torno a una mesa junto a nuestros seres más queridos. Según cada país las costumbres alrededor de la mesa varían, se pueden encontrar usos y costumbres distintos, pero el espíritu es el mismo.

Vinos para la mesa navideña

El Perú no es la excepción, los peruanos preferimos pavo, chancho o pollo, acompañados de los infaltables purés de papa y camote. En algunas casas las diferentes ensaladas, como la Waldorf, realzan la mesa y hasta distintos tipos de arroz como el blanco o el árabe son maravillosos acompañantes en esta noche. Adornamos la mesa con los mejores platos y los vinos no pueden faltar, muchas veces guardamos los más especiales para este día.

Somos un país de gustos y costumbres variadas, pero nosotros vamos más allá de las preferencias y les presentamos 2 opciones de maridaje para acompañar este sublime momento:

1. En la primera les proponemos un maridaje por similitud o igualdad, donde buscaremos paridad entre los sabores del vino y la comida. Por ejemplo, si el plato es un ceviche que tiene pescado fresco donde predomina la acidez del limón, buscaremos un vino con las mismas características como un Sauvignon Blanc de buena frescura y acidez.
2. En la segunda les proponemos un maridaje por contraste, seguimos la teoría de que los polos opuestos se atraen. Por ejemplo, si tenemos un queso azul, de sabor muy marcado, fuerte e intenso, el acompañante natural es un vino dulce estilo cosecha tardía, donde su estructura juega el contraste perfecto para equilibrar el poder y la fuerza del queso.

Cena navideña – ¿Con qué vinos acompañar?

Si tomamos en cuenta que el pavo, chancho y pollo, son las clásicas carnes que servimos en Nochebuena, y que éstos son de sabores más o menos suaves, lo ideal sería acompañarlos con vinos tintos suaves y elegantes. Les recomendamos un maridaje por igualdad con el Coppola Pinot Noir, una bodega californiana que acaba de entrar al mercado peruano, o el Humberto Canale Pinot Noir Estate.

Ahora, si dejamos los tintos de un lado y nos entregamos al increíble mundo de los blancos, rosados y espumantes, tendremos una experiencia más completa e interesante. Para acompañar los purés sugerimos el espumante Vittoria Muscat que tiene ese dulzor que a muchos gusta, mientras que para la ensalada Waldorf recomendamos el Coppola Pavilion Chardonnay de California. Para los arroces, que son variados y sabrosos, sería ideal un Marqués de Cáceres Deusa Nai, un vino blanco de uva Albariño, de magnífico sabor, de la región gallega Rías Baixas.

Sugerimos empezar la noche con una copita de cava, un espumante español de buena calidad y precio accesible como el cava Marqués de Cáceres brut (seco), perfecto para acompañar el inicio de una inolvidable velada. Ya con la comida el rosado de Tempranillo riojano ligero y fresco como el Faustino V es una delicia, sino también, de la bodega Huentala, el Zorro Salvaje de Uco Sauvignon Blanc quedaría magnífico.

Disfrute usted de esta noche especial con sus seres queridos, que el vino siempre será una linda compañía. ¡Salud!